El Estado Plurinacional de Bolivia funda su economía en la extracción y exportación de materias primas. Su moneda oficial es el boliviano, cuya sigla reconocida internacionalmente es BOB. Bolivia ha implementado políticas económicas orientadas a fortalecer la demanda interna utilizando un Modelo Económico Social Comunitario Productivo, que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida del pueblo boliviano. Tal es así que entre el 2005 y 2016 se registró el mayor crecimiento del salario mínimo en la región.

La riqueza de Bolivia

La economía de Bolivia gira en torno a la riqueza que la naturaleza brinda a este territorio. De la tierra surgen diversos recursos naturales, los cuales se extraen, procesan y ofrecen al mercado internacional. La principal fuente de ingresos económicos del país es la exportación de gas natural a Argentina y Brasil. En Bolivia se encuentra la segunda mayor reserva de gas natural de Sudamérica.

Si bien el gas natural representa el recurso más importante en materia económica, también se extraen otras riquezas de esta tierra, como lo son los minerales, los metales y el petróleo. Bolivia se encuentra en el puesto número 8 de la lista de mayores productores de petróleo en Latinoamérica.

Los yacimientos mineros más importantes son el de San Cristóbal, la mina de plata a cielo abierto más grande del mundo; Mutún, que representa el séptimo yacimiento de hierro y manganeso más grande del mundo y el Salar de Uyuni, una de las principales reservas de potasio y litio del mundo. Bolivia es el tercer mayor productor mundial de antimonio al tiempo que es el cuarto mayor productor mundial de estaño. También Bolivia produce plomo, plata, zinc y oro.

Muestra del crecimiento de la economía boliviana es el desarrollo estatal de un proyecto para la producción y exportación de energía eléctrica. El gobierno se encuentra programando la construcción de plantas hidroeléctricas, termoeléctricas, fotovoltaicas y eólicas con miras a la protección y el cuidado del medio ambiente.

Los horizontes económicos de Bolivia no se agotan aquí, sino que también abarcan otras industrias, como las de telecomunicaciones, cerveza, lácteos, oleaginosas, automotrices, de cemento y textiles. En la actividad financiera boliviana se destacan instituciones como el Banco Nacional de Bolivia, Banco Mercantil Santa Cruz, Banco Bisa y el Banco de Crédito del Perú.

Agroindustria

La tecnificación para una óptima extracción de los recursos agroindustriales ha generado un fuerte impacto en la economía de Bolivia. En la ganadería se destaca la cría de la alpaca, fundamental en la industria textil. Bolivia también es terreno fértil para la cría de ganado porcino y bovino.

Se destaca en la agricultura por ser el octavo productor a nivel mundial de soya. Bolivia produce y exporta caña de azúcar, girasol, quinoa, haba, cacao y café. En el consumo interno, adquiere principal importancia la producción de papa y cebada. Bolivia representa el mayor productor y exportador de castañas, superando la actividad de Brasil, Bolivia cubre el 75 % de la demanda de castañas a nivel mundial.

Según instituciones económicas internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, Bolivia ha sido líder en materia de crecimiento económico de la región entre el 2013 y el 2015.

Bolivia brinda un clima seguro para la inversión de capitales, diversos sectores como el de la agroindustria, la industria liviana, la construcción, el turismo y el comercio ofrecen terreno fértil y seguro para emprender un proyecto económico. Es de vital importancia señalar la estabilidad social y economicopolítica que caracteriza a Bolivia, así como la seguridad jurídica que presenta, rasgos que convierten al país en un cautivante destino para las inversiones extranjeras a nivel mundial.