Situado en la zona central y oeste de América del sur, Bolivia es un país con una amplia variedad de paisajes, climas y oportunidades. Sus diferentes altitudes forman cumbres y llanos que nos deleitan con su fascinante biodiversidad. Te invitamos a conocer todas las posibilidades que el clima de Bolivia nos ofrece.

Bolivia, tierra de gran variedad climática

La estratégica y casi caprichosa ubicación geográfica de Bolivia le convierte en un destino espectacular, capaz de satisfacer las exigencias del más exquisito visitante. En el suroeste, nos encontramos con el frío de su región andina e históricas ciudades de renombre como Potosí, Oruro o la multitudinaria y siempre dinámica ciudad de La Paz (la tercera ciudad más poblada de Bolivia y una de las ciudades más altas del mundo). En esta región, las temperaturas oscilan entre los 0° C y 15° C la mayor parte del año, ofreciendo un clima fresco aunque siempre ameno gracias al calor de su gente.

Hacia la zona central y sur destaca la pintoresca región de Tarija y sus míticos viñedos de ensueño, marca registrada del folclore, el trabajo y la memoria del pueblo boliviano que junto con el encanto colonial de Sucre, algunos kilómetros al norte, constituyen una región más templada y cálida cuyas temperaturas rondan entre los 12° C y 19° C la mayor parte del año.

Si lo que buscamos es el equilibrio perfecto y un clima armoniosamente templado, Cochabamba, con sus inigualables y esplendorosos paisajes, representa el cálido corazón del territorio boliviano. La ciudad emerge entre las alturas del frío andino y el húmedo calor de la espesura amazónica logrando en su valle un balance perfecto que suele transitar mayoritariamente entre los 15° C y 20° C.

Hacia el este del territorio nos encontramos con la región amazónica, donde destacan ciudades como Santa Cruz de la Sierra (la ciudad más poblada del país) y Trinidad, la ciudad más cálida. Por su proximidad a la selva del Amazonas, estas ciudades bolivianas suelen registrar temperaturas que van de cálidas a muy cálidas y calurosas, más específicamente, en un rango de entre 20° C y más de 30° C.

Esta amplia variedad en cuanto a los factores climáticos hace posible una producción igual de multiforme, permitiendo aprovechar de forma sostenida los recursos naturales, su industrialización e inversión. Prueba de ello es que Bolivia ha registrado el mayor crecimiento económico de Sudamérica en los últimos cinco años, viéndose esto reflejado en el sostenido crecimiento del Producto Bruto Interno.

Según el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas del Estado Plurinacional de Bolivia, este escenario posibilita un contexto estable y seguro para la inversión de capitales extranjeros, debido a que se lleva adelante una política económica que incentiva la demanda interna.

Como hemos podido ver, Bolivia es tierra de múltiples climas que ofrecen todas las opciones, los paisajes y las sensaciones posibles. Además, el creciente y acelerado desarrollo de la economía boliviana ofrece también grandes oportunidades en la inversión de capitales y el desarrollo. Resta preguntarnos… ¿qué esperas para venir a Bolivia?