El Departamento Autónomo de Santa Cruz es un departamento de Bolivia que cuenta con 2,6 millones de habitantes y cuya capital departamental es la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Se trata de una de las regiones con mayor tasa de crecimiento económico en Bolivia y unas de las mayores en Sudamérica, destacándose por su actividad agropecuaria y forestal.

La agricultura en Santa Cruz

La agricultura es muy importante en la economía de Bolivia porque emplea al 5% de la población laboral del país.
Los principales productos agrícolas son: azúcar, arroz y soja. Y la soja es uno de los principales productos del oriente boliviano. Tienen una superficie cultivada con este cereal de aproximadamente 200.000 hectáreas.
También se produce tanto para consumo externo como para exportación, sorgo, caña de azúcar, girasol, tabaco y maíz.
La soja es el alimento favorito porque cotiza bien en los mercados internacionales. En verano se han llegado a cultivar 720.000 hectáreas de soja.
En Santa Cruz hay una gran presencia de empresas multinacionales, que demuestran que la región tiene un gran potencial agropecuario.

Las consecuencias del clima

Si bien el potencial es notorio, no todo es fácil para el sector. La región y la agricultura se han visto amenazadas por las lluvias anuales y los desbordes de los ríos debido a la intensa lluvia de las cuencas altas de la cordillera.
Los agricultores en invierno tratan de defender las cosechas, a veces la cantidad de agua es tan intensa que resulta difícil controlar.
Las temperaturas elevadas y el sol también han dañado cosechas de mandarinas, como por ejemplo la de mandarina.
Las sequías que se han registrado en la región también ocasionan estragos, muchos productores agrícolas han perdido gran parte de sus cosechas por falta de agua. Por lo que el clima es un factor clave en las cosechas y su producción.

Líder en el país

El departamento de Santa Cruz es quien domina la producción agrícola del país logrando cultivar 1,85 millones de hectáreas, que representan un 64% del total de hectáreas de cultivo que hay en el país.
Si bien el cultivo de soja se destaca por su extensión, al analizar la mayor producción y el rendimiento, la caña de azúcar logra mejor rendimiento con 7.4 millones de toneladas y un promedio de 49 mil kilos por hectárea.
El cultivo de soja ha abierto el debate sobre los transgénicos en territorio boliviano. El sector de la soja ha solicitado más apertura para producir cultivos genéticamente manipulados, pero eso ha generado las críticas de ambientales y organizaciones sociales que se manifiestan en contra de los transgénicos.

La industria agropecuaria genera aproximadamente unos 300 mil empleados directos e indirectos e ingresos anuales de 400 millones de dólares.
El rendimiento de la caña de azúcar se ha duplicado en los últimos años logrando alcanzar las 70 toneladas por hectárea. Y gracias a su cultivo se otorgan unas 45 mil fuentes de trabajo directas. En Santa Cruz hay además unas 3700 hectáreas de mandarinas.
No cabe dudas que Santa Cruz es un referente en el país en cuanto a la producción agrícola, alimentando a sus propios habitantes, exportando cultivos y brindando fuentes de trabajo para una parte importante de la población.