Bolivia cerró el pasado 2016 con una inflación acumulada del 4%, lo que constituye un aumento respecto a la tasa de 2,95% del año anterior pero se encuentra debajo de las proyecciones realizadas por el Gobierno que situaban la inflación en el 5,3% para el final de la gestión.

El informe oficial dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) es menor en 1 punto a las estimaciones presentadas por el Gobierno.

En septiembre, aun teniendo en cuenta la sequía que afectó al país, y principalmente a Santa Cruz, el Banco Central de Bolivia (BCB) proyectó que la inflación se situaría en 5% al finalizar este año. De acuerdo con los datos ofrecidos por el INE, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en diciembre una variación positiva de 0,29% si se lo compara con el mismo parámetro para el mes anterior.

A fines de noviembre, el instituto aclaró que el fenómeno climatológico por el que se vio afectado el país, no incidió en el IPC, aunque sí advirtió que el “impacto coyuntural” podría causar a futuro cierto desabastecimiento para algunos productos.

Según explicó entonces el director Luis Fernando Pereira, la sequía afectó más a los productores que a los consumidores, quienes podrían ver el desabastecimiento de algunos productos a causa de los fenómenos climáticos.

La variación positiva de 0,29 % en diciembre se explica por la inflación en las ciudades de Tarija (2,75%), Trinidad (0,52%), Oruro (0,46%), Potosí (0,44%), Santa Cruz (0,38%) y La Paz (0,38%). Este hecho se debió principalmente al aumento de precios en la división de Transporte que alcanzó el 1,99%.
Los productos que más se vieron afectados por el mayor incremento de precios para el fin del 2016 fueron el servicio de transporte interdepartamental y productos del sector agrícola como ser lechuga 21,88% y arveja en 18,31%. En cambio, los productos que disminuyeron sus precios en el mes de diciembre fueron locoto 17,14%, zanahoria 6,69%, papa 6,41%, plátano 3,25% y tomate 0,61%.

Para el ex presidente del BCB, Juan Antonio Morales, la tasa anual de inflación de 4%, más baja que la proyección que realizó el Órgano Ejecutivo, es un hecho positivo. “Para este año, dependiendo de que se mantenga o no el tipo de cambio, la inflación puede ser menor de lo presupuestado”, declaró.